Historias militares entorno al Golfo de Venezuela

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historias militares entorno al Golfo de Venezuela

Mensaje por gonzalojimenezm el Miér Abr 13, 2016 5:39 pm

El Avión que Hizo la Diferencia:

Por: Gonzalo Jiménez Mora 

Sería tal vez irresponsable afirmar que la sola presencia de un equipo en un teatro de operaciones puede tener un efecto resolutivo en una crisis entre dos naciones, muchos factores intervienen en tales situaciones y entran en los análisis, cálculos y estimaciones de quienes, siendo responsables de las decisiones,  deben cargar en sus hombros con las consecuencias, buenas y malas, de haber acertado o haberse equivocado en sus apreciaciones.

Sin embargo, debe tenerse en claro que el equipamiento militar, siendo uno de los factores predominantes del mecanismo de disuasión (que incluye la percepción y persuasión), juega un rol de primer orden en lo que respecta al desarrollo y dilucidación de conflictos donde, sin llegar a enfrentamientos abiertos, se usa el poder militar como medida de presión para obtener objetivos políticos.

Quizá uno de los más claros ejemplos de este razonamiento es la forma como se desarrolló la crisis de 1952 entre Venezuela y Colombia por la soberanía del archipiélago de Los Monjes, resuelta en función de la nota diplomática GM-542 expedida por la Cancillería de Colombia y que entre otras cosas señala: "Con base en los antecedentes mencionados el Gobierno de Colombia declara que no objeta la soberanía de los Estados Unidos de Venezuela, sobre el archipiélago de Los Monjes y que, en consecuencia, no se oponen ni tienen reclamación alguna que formular respecto al ejercicio de la misma o a cualquier acto de dominio por parte de este país sobre el archipiélago en referencia".

El dispositivo desplegado en Los Monjes

El objeto del análisis especulativo que se expondrá a continuación es señalar, como podría haber influido en el curso de los acontecimientos de 1952, el despliegue en la zona de conflicto del que fué, el primer avión propulsado por turbina en servicio en el área del Caribe, conocido mundialmente por su singular silueta y el característico rugido de su motor, el De Havilland Vampire; ademas, se abordará en forma paralela, la historia del desarrollo y desempeño operacional de este avión en Venezuela y el mundo, así como la situación militar de ambas naciones involucradas en esta crisis fronteriza.

Es de resaltar el hecho de que esta no fué la única aeronave desplegada por Venezuela en el teatro de operaciones referido durante la crisis, la investigación realizada por el autor de estas líneas parece apuntar hacia la conclusión de que fué, de hecho, la última plataforma en incorporarse al dispositivo aeronáutico que acompañó la movilización militar de Venezuela en la zona, que estuvo integrada también por bombarderos North American B-25J Mitchell, cazas Republic F-47D Thunderbolt y aviones de patrulla y reconocimiento Beechcraft AT-11B Kasan.

Las Fuerzas Navales venezolanas (nombre con el que se denominaba a la actual Armada Bolivariana), desplegó tambien, en un movimiento coordinado con las otras fuerzas, las corbetas clase Flower, FNV Federacion, FNV Patria y FNV Victoria, así como efectivos de la Infantería de Marina que dieron soporte al Batallón de Ingenieros Agustín Codazzi (aporte del Ejército venezolano), en la operación de desembarco y despliegue del campamento base provisional que se ubicó en las islas.

El balance de poder militar Colombia-Venezuela en 1952:

Sí bien es cierto que para la fecha (si se mira en el papel con estricto apego a las cantidades)  existía un desbalance a favor de Venezuela en cuanto a poder aéreo, la Fuerza Aérea Venezolana nunca se había enfrentado a otro estado nacional en una guerra aérea, lo que la diferenciaba de su par colombiana, la cual exhibía la experiencia de su guerra con Perú en el trapecio amazonico; sin embargo el constante entrenamiento y apresto operacional venezolano era un elemento que hablaba a su favor.

La Fuerza Aérea Colombiana alineada para el momento de la crisis, los siguientes elementos de combate:

Fuerza de Bombarderos: 3 B-25J Mitchell, remanentes de cuatro recibidos en marzo de 1947, con una pérdida operacional ocurrida en abril de 1949.

Aviación de Caza: 17 P-47D Thunderbolt, recibidos en dos partidas, 8 en 1947 y 12 en 1949; exhibiendo 2 pérdidas operacionales en 1950 y una en 1951.

Entrenadores Armados: 53 AT-6 Texan, remanentes de 66 recibidos entre abril de 1942 y junio de 1951 en pequeñas partidas, con 13 pérdidas operacionales.

Patrulla Marítima Armada: 4 PBY-5 Catalina, de los que 3 fueron recibidos en 1946 y 2 en 1949, con un accidente con pérdida total en 1951.

En total, la Fuerza Aérea Colombiana poseía 77 aeronaves armadas, con una fuerza de combate principal de 17 cazas y 3 bombarderos en activo, sin considerar la cantidad que podría haber estado operativo; las evidencias documentales hacen presumir que el apresto operacional de la fuerza de caza no era óptima, esto se desprende del hecho de que aún cuando la FAC recibió 15 P-47D Thunderbolt adicionales en 1953 (después de la crisis), para el retiro y descarte (lanzados al río Magdalena) de esta plataforma, en 1958 (tan solo cinco años despues), solo quedaban 8 en condiciones de vuelo. 

 

Ademas, parece que esta situación se extendía a toda la Fuerza Aérea Colombiana, registrándose en el lapso de 10 años comprendidos entre 1942 y 1952 un total de 37 accidentes operacionales con pérdida total de las aeronaves, lo cual, si bien podría atribuirse a varias causas, el soporte logístico y mantenimiento seguramente estarían entre estas.

Por su parte, la Fuerza Aérea Venezolana poseía en activo en septiembre de 1952 los siguientes elementos de combate:

Fuerza de Bombarderos: 26 B-25J Mitchell, de los cuales 3 fueron recibidos en 1947, 12 en 1949 y 11 en 1950, sin accidentes operacionales que tuvieran como consecuencia la pérdida total de aviones para la fecha de los eventos.

Aviación de Caza: 28 P-47D Thunderbolt recibidos en dos partidas, 6 en 1947 y 22 en 1949. A estos se suman 24 Vampire FB-52 recibidos en pequeñas partidas entre 1949 y 1952, se registra perdidas de 11 aeronaves P-47D por accidentes operacionales antes de septiembre de 1952. 

Entrenadores Armados: 26 AT-6 Texan remanentes de 32 recibidos entre 1941 y 1946 (6 versión C, 14 versión D y 12 versión G), con 6 pérdidas operacionales para el momento de la crisis.

En total, la aviación militar de Venezuela poseía 93 aeronaves armadas con una fuerza principal de combate de 41 cazas y 26 bombarderos en activo, se había convertido en la segunda fuerza aérea de América Latina en operar cazas Jet (en America, solo Estados Unidos, Canadá y Argentina operaban tales maquinas en 1949) y desde 1949 operaba helicópteros (faltaba algunos años para su operación militar en Colombia), cierta cantidad de accidentes operacionales se habían registrado en los 10 años previos, al igual que en el caso colombiano, no se puede tener precisión histórica respecto a las cantidades en condiciones de vuelo, por lo que se ha tomado para este contraste las aeronaves en inventario y no la disponibilidad operacional, sin embargo, al menos en lo que respecta a los Vampire FB-52, se presume un apresto operacional alto, puesto que los trabajos de puesta al punto de la flotilla fueron concluidos justamente a mediados de 1952.

Respecto al poder naval, la Armada de la Republica de Colombia poseía ventajas inobjetables sobre las Fuerzas Navales venezolanas  traducidas en unidades más capaces y procedimientos modernos que eran consecuencia de su reciente despliegue en Corea junto a las armadas de las principales potencias beligerantes en ese conflicto; precisamente en razón de su participación en el teatro asiatico, Estados Unidos le había transferido las fragatas clase Tacoma USS Groton y USS Bisbee (esta última había servido ya con la Armada de la Unión Sovietica como parte del programa de préstamo y arriendo), rebautizadas como Almirante Padilla y Capitán Tono, construidas en 1943 y usadas en la segunda guerra mundial, desplazaban 2450 toneladas y tenian una eslora de 93 metros (una tercera unidad sería recibida en 1953); así mismo contaba con los dos destructores clase Douro construidos en Portugal en 1934, Caldas y Antioquia con eslora de 97 metros y desplazamiento de 1.412 toneladas; otros activos de importancia, aunque relegados al teatro de operaciones fluvial en la zona amazónica eran los tres cañoneros construidos en 1930, Cartagena, Barranquilla y Santa Marta, que desplazaban 142 toneladas y median 40 metros en su eslora.

Las Fuerzas Navales venezolanas  eran más bien modestas, habiendo sido víctima de una política epirocrática producto de sucesivos gobiernos militares encabezados por figuras del Ejercito, que verían con desconfianza a la Armada desde la época gomecista, cuando oficiales navales estuvieron implicados en intentos de derrocar el régimen impuesto; tenia en su haber una fuerza de combate compuesta por cinco corbetas clase Flower, veteranas de la segunda guerra mundial, adquiridas a Canadá en 1945, sus nombres eran Constitución, Federación, Independencia, Patria y Victoria; los buques Carabobo y Libertad, de la misma clase y adquiridos en ese lote habian naufragado en 1946 y 1949 respectivamente (a excepción de la Carabobo, las demás son homónimas de los actuales patrulleros clase Vosper), desplazaban 1.060 toneladas y su eslora era de 63 metros; otros activos de combate suponian los 4 subchaser (caza submarinos) clase USCG 83 ft type, recibidos a mediados de los años cuarenta y que llevaban los nombres de Antonio Diaz, Luis Brion, Briceño Méndez y Arismendi, con eslora de 25 metros y desplazamiento de 45 toneladas; recientemente (en 1951) habían sido desincorporados y se mantenian en reserva (no armados) para su desguace los cañoneros clase Ostia, adquiridos en Italia en 1938 y repotenciados en Galveston, Estados Unidos durante la guerra, bautizados General Soublette y General Urdaneta, contaban con un desplazamiento de 815 toneladas y una eslora de 62,5 metros. Dos destructores pesados clase Nueva Esparta estaban en construcción desde 1950 en Inglaterra a cargo de Vickers Armstrong Company Limited,  el primero seria comisionado en el aún lejano diciembre de 1953 y un tercero, de la misma clase, fue ordenado ese mismo año.

Hasta aqui, se ha realizado una apreciación de la fuerzas aéreas y navales de las dos naciones involucradas con apego a la exactitud que han permitido las fuentes consultadas, no se ha tocado el tema del componente terrestre de sus fuerzas armadas porque la naturaleza del teatro de operaciones al que estuvieron restringidas las operaciones militares no permitía el uso a gran escala de fuerzas terrestres, sin embargo, hay que reseñar que al menos en lo que concierne a Venezuela, existia internamente una relativa (aunque tensa) paz politica; a finales de ese año comenzaría el proceso de recepción de los caza tanques M18 Hellcat, así como de vehículos M-8 Greyhound y otros blindados, los fusiles automáticos livianos estaban llegando (lo que representaba un mayor poder de fuego individual), ya se contaba con 18 M3A1 Stuart así como de buena cantidad de semi-orugas y unidades de defensa aérea organizada; para el momento de la crisis se realizó una movilización que incluyó a las reservas y se fortalecieron los puestos fronterizos; durante la investigación previa a la realización de este articulo, no se encontraron evidencias de un movimiento similar del lado colombiano, lo cual no significa que no hubiese sucedido. 

Para ese entonces, Colombia contaba con una dotación de 12 M3A1 Stuart, así como vehículos semiorugas que habían sido recibidos en 1943; el pie de fuerza colombiano era muy superior al venezolano, las fuerzas militares colombianas contaban con una reserva entrenada más numerosa y mayor cantidad de oficiales y suboficiales experimentados que las venezolanas (recordar su despliegue en Corea), en cuanto a su situación interna, se estaba en medio del periodo histórico conocido como "La Violencia", lo cuál debe ser mirado como parte del difícil contexto en el cual las autoridades de ese país realizaron el proceso decisorio que concluyó en el reconocimiento de la soberanía venezolana sobre el archipiélago de Los Monjes. 

De `Cangrejo Araña´ a `Vampiro´. El De Havilland Vampire, un avión "mundial":

A principios de 1941, el Ministerio Británico de Producción de Aeronaves invito a De Havilland Aircraft Company a examinar los problemas de diseño y construcción de un nuevo caza Jet y su planta motriz, era un proyecto que se consideraba esencial para el esfuerzo de guerra y por lo tanto tenia la más alta prioridad, por esa razón, después de recibir las especificaciones del nuevo caza, algunos ejecutivos e ingenieros de la empresa visitaron la base Cranwell de la Real Fuerza Aérea con el objeto de evaluar el vuelo del avión demostrador Gloster E.28/39 (primer vuelo 15 de mayo de 1941) y empaparse de los detalles del desarrollo de este Jet, toda la documentación al respecto, incluida la referente al motor desarrollado por el ingeniero Frank Whittle, fue facilitada por el gobierno británico al Departamento de Diseño de De Havilland; sin embargo, la empresa ya adelantaba trabajos sobre una planta motriz desarrollada por el ingeniero Frank Halford, alrededor de la cual se ideó un primer proyecto de aeronave N°227, presentado a Sír Henry Tizard Director de la Oficina de Desarrollo y Producción del Ministerio del Aire en abril de 1941.

Ya por esa epoca, el gobierno británico había librado la especificación E6/41 para un caza propulsado por motor Jet capaz de volar a una velocidad máxima de 490 mph y con un techo de servicio de 48.000 pies, sobre esta base comenzaron los desarrollos en varias empresas de construccion aeronáutica, sin embargo, estas especificaciones variarían en razón de los límites tecnológicos de la época, presentando De Havilland una propuesta final que perfilaba un avión de ala media, con una doble deriva heredada del DH2 Airco y una nariz con dimensiones análogas a la del bombardero DH Mosquito (y de madera, como la de este), propulsado por un unico motor Halford H-1 (la denominacion de serie de este motor sería Goblin), capaz de alcanzar una velocidad de 445 mph a nivel del mar y 469 mph a 45000 pies de altura, su envergadura alcanzaría los 40 pies, con 31 pies de largo y 8 pies de altura, su armamento comprendería 4 cañones de 20 milimetros.

Aunque el bimotor Gloster Meteor Mk1 (diseñado por Gloster Aircraft Company y Power Jets) logró el contrato en agosto de 1941, tropiezos en el avance de su desarrollo mantuvieron a English Electric Co., Hawker Aircraft y a De Havilland en la carrera. Los vuelos de prueba del prototipo de De Havilland, bautizado con el nombre código "Spider Crab" (cangrejo araña), a cargo del comandante H. J. Wilson como piloto, comenzaron en diciembre de 1943, la introducción de modificaciones y la optimización de la cabina presurizada alargaron la puesta  punto de la primera serie de la producción, que fue consecuencia de un primer contrato por 120 ejemplares que fue acordado en mayo de 1944, bautizandose finalmente al avión como "Vampire Mk1" nombre que armonizaba mejor con su estilizada silueta; el primer vuelo de un ejemplar de producción se realizó el 20 de abril de 1945, pocos días antes de concluir la guerra en Europa, había nacido la leyenda. Aunque no participó en la Segunda Guerra Mundial, la simplicidad de su diseño, la economía de su operación y su construcción en materiales no estratégicos impulsaron un segundo contrato por otras 180 unidades en mayo de 1945, entrando en condición operativa en la Royal Air Force en 1946.

El desarrollo del avion y la mejora constante del diseño producirían una cantidad inusitada de variantes en poco tiempo, las mismas razones que impulsaron su entrada en operación en la RAF lo convirtieron en un éxito de exportación, llamando la atención de muchas fuerzas aéreas alrededor del planeta. A pesar de las visibles bondades de esta plataforma, la Real Fuerza Aérea se decantó por el Gloster Meteor como su caza estándar hacia 1947, por lo que De Havilland consideró dotar al Vampire de mayor capacidad de carga externa y ofrecer un caza bombardero sobre la base de una aeronave estable y confiable, ampliamente probada, así nació el De Havilland Vampire FB-5 (en la nomenclatura britanica, la abreviación de "mark", "Mk" había desaparecido, y se colocaba "F" por fighter y "B" por bomber; curiosamente algunos clientes de exportación mantuvieron la vieja nomenclatura), con alas recortadas en 30 centímetros y protegidas con cubiertas más gruesas, instalación de soportes subalares adicionales para permitir una carga de 2000 libras, tren de aterrizaje reforzado y un nuevo motor Goblin 2 de 3100 libras de empuje que le permitía un velocidad máxima de 535 mph, el nuevo caza bombardero, producido desde 1948, se convirtió en la variante más fabricada del Vampire (unas 1100 unidades), volando en los cinco continentes y siendo utilizado en varios conflictos, con una vida operativa que superó a sus antiguos competidores. La variante FB-52 de esta versión fue la primera en ser utilizada por la Fuerza Aérea Venezolana y fue la desplegada sobre Los Monjes en 1952.

El De Havilland Vampire fue ampliamente utilizado en combate por sus operarios alrededor del mundo en prácticamente todos los conflictos importantes donde estos estuvieron involucrados y que se suscitaron durante su vida operativa. El imperio británico los uso en Aden en 1952, en Kenya en 1954 y en Malasia contra las guerrillas entre 1955 y 1956. El Líbano uso sus aviones para atacar a los kurdos en 1958. Egipto operó los Vampire durante sus choques fronterizos con Israel en la década de 1950 y durante la crisis de Suez en 1956. La India combatió a los portugueses en Goa en 1961 y a Pakistán en 1965 usando esta plataforma entre sus activos aéreos. En Rodhesia (Zimbabwe), fue protagonista de primera línea en las guerras fronterizas y civiles de los años 1970. Francia uso en combate el Vampire en Argelia en 1961, para ese país se desarrolló una versión especial, el Mistral, impulsado por el archiconocido motor Rolls Royce Nene, además, se fabricó bajo licencia; curiosamente, fue en Francia que el Vampire combatió en un conflicto cuya única víctima fue el orgullo masculino, cuando la aviadora Jacqueline Auriol batió el récord de velocidad en circuito de 100 kilometros en abril de 1953, registrando 505 mph, el contexto histórico de la guerra de los sexos y la exaltación de la igualdad de géneros surgida después de la guerra fue el telón del fondo de esta contienda.

En latinoamerica, la República Dominicana ametralló con ellos a los invasores promovidos por el gobierno cubano en 1959 y fueron activos en combates en la guerra civil de 1965; Chile, aunque no los uso en combate, los posicionó en Cavancha como elemento disuasivo en su crisis de 1962 con Bolivia por la propiedad de las aguas del Río Lauca, igual cometido tuvieron al ser movidos al sur en el marco de la "crisis de la laguna del desierto" en 1965 y durante la cuasi-guerra de 1978 con Argentina, también operaron al norte como respuesta a la tensión fronteriza con Perú en 1973-74. 

El primer avión a reacción del Caribe:

Para 1949, solo a cuatro años del fin de la conflagración mundial, pocas fuerzas aéreas habían entrado en la era del Jet, aún era un arma nueva y su difusión en un mundo recién salido de la guerra, donde abundaban aeronaves de pistón relativamente económicas y fáciles de  adquirir, provenientes de los exedentes de las potencias ex-beligerantes, no evolucionaba al mismo ritmo que lo haría luego de la guerra de Corea, que fue la verdadera vitrina de exhibición de este tipo de aparatos; en América, solo dos paises operaban orgánicamente jets de combate para el año en cuestión, los Estados Unidos y Canadá. Estados Unidos se había beneficiado de la investigación y desarrollo realizada por sus aliados británicos y del estudio del material aeronáutico alemán capturado, por lo que comenzó con sus propios desarrollos que llevaron a la fabricación del Lookheed F-80 Shooting Star como oferta de exportación (más caro de adquirir y de operar que el DH Vampire y con las restricciones acostumbradas). Canadá era parte de la comunidad británica, por lo que naturalmente se convirtió en operario de las primeras versiones del DH Vampire.

La Fuerza Aérea Venezolana se convirtió en la segunda organización de su tipo en operar aviones de turbina jet al sur del río Bravo, después de Argentina que también disponía de tales máquinas, en su caso, los Gloster Meteor F.Mk4 cuyo proceso de compra discurrió entre los años 1946 y 1947, llegando las primeras unidades a Tandil en Mayo de 1948, pero solo entraron en alta operativa a fines de 1949, prácticamente a la par de los primeros jets venezolanos; discurría la época del triunvirato militar y se comenzaban a perfilar las primeras ideas de lo que sería el "Nuevo Ideal Nacional", doctrina que rigió durante la década militar (1948-1958) y que tenia como dogma la transformación del medio físico y la potenciación del aparato militar; de la mano de Marcos Pérez Jiménez, las fuerzas militares venezolanas se fortalecieron tanto en equipo como en apresto, firmándose contratos de adquisición de modernísimo armamento de última generacion, entre el que no podía faltar un caza de turbina jet.

Los primeros dos ejemplares De Havilland Vampire FB-52 arribaron a Venezuela por vía marítima, llegando al puerto de La Guaira el día 9 de diciembre de 1949 (seriales 1/A/35 y 2/A/35); fueron ensamblados en el Aeropuerto de Maiquetía, realizando su primer vuelo sobre Caracas el día 20 del mismo mes para luego ser enviados a la Base Aérea de Boca de Río (actual Base Sucre) en Maracay y continuar sus vuelos de prueba y aceptación; este mismo periplo se cumplió con toda la flotilla de 24 aviones, concluyendo los trabajos en 1952. Los primeros aparatos formaron parte del Escuadrón de Caza C-36 "Los Diablos", hasta que en 1952, con la totalidad de los aviones en servicio, se conformó el Escuadrón de Caza C-35, "Las Panteras", con las escuadrillas "A", "B" y "C", el capitán Nestor Porfirio Rodríguez fué su primer comandante. En 1961, como parte de una reorganización interna, pasaron a ser dotación del Grupo Aereo de Caza N°12, honor que compartieron con los DH Venom del Escuadrón C-34 (Los Indios) y los Sabres F-86F del Escuadrón C-36 (Los Jaguares), terminando su vida operativa en esa unidad en 1973; el ejemplar con el serial original 3/C/35 puede verse en el Museo Aeronáutico de Maracay. Durante toda la vida operativa de este modelo, solo se registró un accidente con perdida total de la aeronave, ocurrió el 11 de marzo de 1954, la aeronave involucrada se identificaba con el serial 2/C/35.

Según las fuentes consultadas, al parecer, en el año 1955, la Fuerza Aérea Venezolana adquirió para evaluación un primer ejemplar del avión de entrenamiento De Havilland Vampire T-55, la versión de exportación del modelo T-11 (idénticos, solo difieren en la denominación, la cual en muchas ocasiones se usa indistintamente), serializado 23/A/36, que precedió a otros 5 ejemplares que fueron despachados por vía marítima desde el puerto de Liverpool en mayo de 1958, con seriales que van del 2/E/35 al 6/E/35, con la llegada de estos, el primero cambiaría su serial al 1/E/35. En el año 1961, en el marco de la reorganización ya señalada anteriormente, todos los aviones cambiarían de nuevo sus seriales alfanuméricos por números de cuatro digitos. Como nota interesante se tiene que uno de estos aviones version T-55, serial 0053 (antes 2/E/35), fue donado al Israeli Air Force Museum, en Beer Sheva, donde luce los colores de ese pais; su hermano, el de serial 0023, se exhibe (con el serial original 1/E/35 y el nombre del primer comandante de "Las Panteras", capitán Nestor Rodríguez) en el Museo Aeronáutico de Maracay.

Existen una serie de mitos que giran alrededor del servicio del De Havilland Vampire FB-52 en Venezuela, en revistas especializadas de otros paises e incluso en relatos seudo-historicos que se publican en la prensa cada año con motivo del aniversario de los sucesos del 23 de enero de 1958, suele indicarse que tomaron parte en el alzamiento de la Fuerza Aérea el 1ero de Enero de ese año, que detonó el golpe de estado a Pérez Jimenez, incluso se afirma que uno fue derribado por fuego antiaéreo al atacar el Palacio de Miraflores y el Ministerio de Defensa; sin embargo, la realidad es que los aviones involucrados solo sobrevolaron estos sitios, sin realizar ningún ataque; es cierto que uno fue alcanzado por fuego antiaéreo pero pudo aterrizar en Maiquetía, donde su piloto (Luis León Viana Lamas) fué apresado y conducido a Caracas, quedando detenido en el Palacio Presidencial hasta el día 23; por último y más importante, fueron aeronaves De Havilland Venom FB-54, no Vampire.

Para entender la confusión las claves son dos, la primera es apreciar el gran parecido de ambas aeronaves (el Venom es un desarrollo del Vampire), lo que sólo a ojos expertos permitiría diferenciarlos al verlos pasar a gran velocidad; la segunda es comprender que el Vampire fue un ícono para los venezolanos, publicitado en extremo, mostado con orgullo en los desfiles, niños y jóvenes entusiastas de la aviación lo miraban con la misma admiración que luego en su tiempo suscitaron los Dasault Mirage III (en los años setenta), los General Dinamics F-16A/B (en los ochenta) o los Sukhoi 30MKV (en la actualidad); cada vez que alguien escuchaba a un avion de turbina surcar los cielos venezolanos durante los años cincuenta, lo identificaba automáticamente como un "Vampiro"; la repetición constante del error ha ocasionado que a los menos conocidos DH Venom no se les reconozca su papel en esos acontecimientos.

El rugido impetuoso de los Vampire sobre Los Monjes:

Uno de los errores comunes en el que a veces se incurre al leer sobre acontecimientos históricos es el no percatarse de la extensión temporal de estos, las cortas reseñas que se publican en la prensa sobre lo sucedido en 1952, siempre con ocasion de alguna de las tantas crisis binacionales que cíclicamente se presentan en las siempre tirantes relaciones entre las dos naciones hermanas a las que se refiere este articulo, hacen creer que los hechos se sucedieron atropelladamente, como una vorágine que no daba tiempo a pensar y que exigía reacciones automaticas, eso está lejos de la verdad, lo cierto es que todo sucedió a lo largo de casi un año, desde el 10 de enero, fecha de la publicación en la revista Territorios Nacionales del polémico artículo de Hernando Hoguín Peláez que afirma la soberanía colombiana sobre Los Monjes, hasta el 22 de noviembre, cuando Colombia emite la nota diplomática GM-542 reconociendo la soberanía venezolana.

El acontecimiento que detonó la movilización militar venezolana fué la realización de fuego artillero por parte de la fragata Almirante Padilla (comandada por el capitán de navío Jorge Berrio Posada) sobre el archipiélago entre el 13 y el 19 de agosto, algunas fuentes señalan que pescadores venezolanos se encontraban de faena en el área; pero tal reacción militar no fué instantanea, hubo un intercambio de notas entre las dos naciones, solo hasta el 6 de septiembre es que salen las corbetas venezolanas desde el litoral central al área de operaciones, arribando a Los Monjes el dia 8 de septiembre; otros desembarcos se realizarían en los meses siguientes, algunos, como el primero, comandados por el propio comandante general de las Fuerzas Navales venezolanas, capitán de fragata Oscar Ghersi Gómez.

Es de hacer notar que para el momento en que se perpetraron las acciones del Destructor Almirante Padilla, la atencion de la opinión pública colombiana estaba centrada en los problemas internos, el 12 de julio un convoy militar fue atacado entre Puerto López y Manacacías, en la margen derecha del río Meta, muriendo 96 soldados de entre 18 y 20 años, lo que produjo un escándalo mediático focalizado en la inacción y poca efectividad del gobierno para enfrentar a las guerrillas, esta perspectiva pública se afianzaría con la muerte de otros funcionarios en La Rivera (Tolima), generando luego la "crisis de los incendios" de septiembre de 1952, donde la escandalosa implicación del gobierno en los incendios de varios diarios y residencias de líderes opositores solo pudo ser desplazada del panorama informativo colombiano por la Crisis de Los Monjes, aliviando esa carga al gobierno colombiano de turno.

Las operaciones aéreas de los aviones De Havilland Vampire FB-52 encuadrados para ese entonces dentro de la estructura del Escuadrón C-36 fueron comandadas directamente por el capitán Nestor Rodríguez, quién las coordinó con el capitán Alberto Delgado Ontiveros comandante del Escuadrón C-36 (F-47D) y el coronel Luciano Sánchez Carrero del Escuadrón R-1 (AT-11B), el día 6 de septiembre comienzan los patrullajes aéreos desde Grano de Oro (Maracaibo) con 8 aviones F-47D disponibles en ese aeropuerto y los AT-11B. Los B-25J y los Vampire llegan el 8 de septiembre (coincidiendo con el dia del desembarco) y se regularizan las patrullas cada 6 horas sobre el archipielago alternando las unidades e informando al alto mando de la situación del teatro y la ubicacion de las unidades navales colombianas hasta su salida del area el día 15 de septiembre, fecha después de la cual, los patrullajes se hacen más esporádicos y se utilizan los medios aéreos en función de apoyo (lanzamiento de correspondencia y pertrechos) a los buques y a los zapadores que se encontraban levantando el campamento en Los Monjes; un avión P-47D con el subteniente Rubén Pérez Arrieta en los mandos sufre un accidente operacional el 27 de septiembre al tomar tierra en Maracaibo por fallas en su tren de aterrizaje.

¿Fueron los DH Vampire FB-52 determinantes en el resultado de la crisis?

Más de dos meses transcurrirían luego de la informalmente llamada "Operación Caimán" para que la Cancillería de la República de Colombia, en virtud de los argumentos presentados por el gobierno venezolano en un informe presentado por la Cancillería venezolana el 9 de mayo y que fue el fruto de un trabajo realizado por una comisión investigadora que visitó el Archivo General de Indias, emitiera la nota diplomática GM-542; a ese informe se refiere la frase "Con base en los antecedentes mencionados"; la demora en responder al informe podría deberse a su exhaustiva evaluación por parte del gobierno colombiano, también pudiera ser producto de un movimiento calculado para sopesar la reacción venezolana a las acciones ejecutadas por el buque Almirante Padilla, quizá se debió a la difícil situación interna colombiana; es difícil saber el por qué de la dilación, hoy en día subsisten dudas sobre el papel jugado por los jets venezolanos durante la crisis, pero en la conciencia del venezolano común se formó la idea de que los "Vampiros" salvaron a Los Monjes.

Una rápida ojeada a la correlación de fuerzas militares de ambas naciones parece indicar que la única ventaja venezolana estaba en su superior aviación  de combate, el general Marcos Pérez Jiménez expresó años después, a propósito de estos eventos que: "...las Fuerzas Navales no podían sostener ningún papel en la defensa de Los Monjes...". Un superior pie de fuerza y una mayor experiencia operacional del Ejército Nacional de Colombia (150 oficiales colombianos y más de 4000 tropas pelearon en Corea), con equipamiento similar al venezolano daba pocas oportunidades a Venezuela en la batalla terrestre; estas circunstancias  apoyan la hipótesis de que fué en efecto la aviación militar, iconizada en el avión De Havilland Vampire FB-52, con el potente rugir de sus turbinas, la razón de peso para la retirada de las muy capaces unidades navales colombianas y del reconocimiento de la soberanía venezolana sobre el archipiélago de Los Monjes, al final, para el venezolano de la época ¡el Vampire hizo la diferencia!

Nota del Autor:

El autor de este artículo quiere expresar su inmensa gratitud para con el equipo de revisión y edición de fav-club.com y su webmaster, quienes en un dedicado proceso de varios meses le han orientado y facilitado información crucial para su redacción, sin la cual, no podría haberse logrado ofrecer un buen grado de precisión histórica.

De igual forma, se hace una necesaria y muy merecida mención de agradecimiento a los miembros de la directiva de la Fundación "10 del Diciembre" y en especial al General de División (Av.) ret. Iván Darío  Jiménez Sánchez, cuyo aporte y memorias resultaron de gran valor al momento de contrastar y verificar las fuentes consultadas por el autor durante la pesquisa e investigación necesarios para entregar al lector un trabajo que contribuya a difundir este episodio tan importante de nuestra historia.

A todos, muchas gracias.

Fuentes:

Impresas:

Atehortúa, A. (2008). Colombia en la Guerra de Corea. Revista Folios N°27, Universidad Pedagógica Nacional, Bogotá, Colombia.

Bracho J. (2012). Hombres de Hierro (tomo I). Comandancia General de la Armada, Caracas, Venezuela.

Biedma, A. (1.969). Crónica Histórica de la Aeronáutica Argentina (tomos I y II). República Argentina, Círculo de Aeronáutica, Dirección de Publicaciones. Buenos Aires, Argentina.

Harrison, W. A. (n/f). de Havilland Vampire, Warpaint Series N°27. Hall Park Books LTD., Buckinghamshire, England.

Magliocchetti, M. y Villarroel, D. (2014). El Avión De Havilland "Vampire", Colección MNAE N°7. Museo Nacional de Aeronáutica y del Espacio, Santiago, Chile.

Morse, S. & others. (1.983). de Havilland Vampire. War Machine N°14, vol. 2, Orbis Publishing LTD/Aerospace Publishing LTD. London,U.K.

Morse, S. & others. (1.984). de Havilland Vampire. War Machine N°45, vol. 4, Orbis Publishing LTD/Aerospace Publishing LTD. London,U.K.

Pinzón, J. (2012). La Caballeria, ejemplo constante de innovación a favor de Colombia. Escuela de Caballeria del Ejercito Nacional, Revista Pegaso, Bogotá, Colombia.

Schwartz, R. (1993). Los Monjes: Conflicto entre Colombia y Venezuela. Bonalde Editores, Caracas, Venezuela.

En linea:

Colombia Air Force, disponible en:

http://www.aeroflight.co.uk/waf/americas/colombia/AirForce/Colombia-af-home.htm

Cronología de las Aeronaves de la Aviación Militar Venezolana, disponible en: 

http://amilitarusb.blogspot.com/p/primera-etapa.html

de Havilland DH.100 Vampire Jet-Powered Fighter / Fighter-Bomber (1946), disponible en: 

http://www.militaryfactory.com/aircraft/detail.asp?aircraft_id=223

El archipiélago de Los Monjes y las relaciones diplomáticas con Venezuela: Historia de una cesión territorial cuyas consecuencias siguen vigentes, disponible en: 

http://www.banrepcultural.org/node/32328

Hace 58 años Venezuela Ratifica Soberania sobre Los Monjes, disponible en: 

http://circulobolivarianofabriciojeda.blogspot.com/2010/01/hace-58-anos-venezuela-ratifica-la.html

Los Aviones de Caza en Colombia, disponible en: 

http://www.aviacol.net/aviacion-militar/los-aviones-de-caza-en-colombia.html

Los Monjes, el Bautizo de las Alas Militares en Defensa del Espacio Aéreo Soberano, disponible en: 

http:www.fav-club.com

Pista Libre #6 ¡Venoms sobre Caracas! historias del 1 de enero de 1958, disponible en: 

http://www.aviamil.org/2015/01/PL006.html

Vampiro Primer avión a turbina en servicio en Venezuela, disponible en: 

http://todito-depoquito.blogspot.com/2011/02/vampiro-primer-avion-turbina-en.html

Venezuela Air Force, disponible en:

http://www.aeroflight.co.uk/waf/americas/venezuela/AirForce/Venezuela-af-home.htm#top

Venezuela y su Caballeria, disponible en: 

http://clunefa.blogspot.com/2012/07/venezuela-y-su-caballeria.html

Otras: 

"Héroes de la Defensa y Soberanía Nacional en 1.952" escrito del Capitan de Navío (Ar.) ret. Tomás Antonio Mariño Blanco, en agosto de 2.012, con ocasión del 60° Aniversario de la actuación de las Fuerzas Armadas Nacionales en Defensa de la Soberanía Nacional en las aguas jurisdiccionales del Golfo de Venezuela; recopilación realizada por el Coronel (Av.) ret. Luis Ochoa Vargas.

avatar
gonzalojimenezm

Mensajes : 207
Fecha de inscripción : 12/04/2016
Edad : 46
Localización : Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias militares entorno al Golfo de Venezuela

Mensaje por Chaco el Jue Feb 09, 2017 1:26 am

Compatriota gonzalojimenezm, para complementar en video lo planteado por ti:

Incidente Los Monjes 1952
https://www.youtube.com/watch?v=WULzwu4QReY

avatar
Chaco
Admin

Mensajes : 10086
Fecha de inscripción : 27/03/2016
Localización : Ciudad Mariana

Volver arriba Ir abajo

Combate Naval de Ríohacha, cuando los colombianos se escudaron tras las potencias imperiales.

Mensaje por gonzalojimenezm el Lun Oct 23, 2017 3:28 pm

En septiembre de 1.901 ocurrió el Combate Naval de Riohacha, donde la brillante actuación de la escuadra venezolana conformada por el crucero auxiliar Restaurador, el cazatorpederos Bolívar, los vapores Miranda, Zumbador y General Crespo y el cañonero Totumo claramente hizo saldar a su favor las acciones navales de la cuasi-guerra de 1.901 entre Colombia y Venezuela, sin embargo, las acciones en tierra causaron reveses a la fuerza expedicionaria venezolana en Carazúa, causando su retirada.

Las fuerzas navales venezolanas partieron de Maracaibo el 3 de Septiembre, arribando al la zona de Ríohacha el 6 de septiembre, tres días después, la flota venezolana avistó al convoy colombiano conformado por cuatro lanchas artilladas, un vapor mercante, el vapor de guerra colombiano Próspero Pinzón, el buque mercante francés Alexander Bixio, el remolcador de altura artillado británico Penélope y el crucero francés Suchet, estos buques serian auxiliados por el crucero Ban Raigh, corsario de la oposición venezolana de aquel entonces (al mando de Manuel Antonio Matos y cuya adquisición, armamento y funcionamiento eran financiados por las transnacionales New York and Bermúdez Company y la Compañía Francesa de Cable Telegráfico, ambas con intereses en Venezuela). La escuadra venezolana fue tras el Pinzón que entro en fuga rehuyendo el combate, el Penelope abrió fuego contra el Totumo pero este y el Crespo lo echaron a pique con certera artillería. El Suchet que superaba en tres veces el tonelaje y calibre al Crespo disparó sus cañones de 163mm, sin embargo la escuadra venezolana aplico táctica de jauría y la nave francesa tuvo que alejarse varios kilómetros. Por su parte el Restaurador auxiliado por el Miranda enfrentó al Ban Raigh (que desplazaba el doble que el buque insignia de la escuadra venezolana) fondeado en Ríohacha; con los enemigos en fuga pero con poco combustible y el Miranda averiado por la tecnológicamente más avanzada artillería del Ban Raigh, el comandante de la escuadra venezolana, Teniente de Navío Leopoldo Vicente Pellicer, trató de acordar con los franceses el retiro de sus unidades (que habían sido arrendadas por los colombianos), pero ante su negativa, se replegó  hasta el Cabo de la Vela, concluyendo así las operaciones.
avatar
gonzalojimenezm

Mensajes : 207
Fecha de inscripción : 12/04/2016
Edad : 46
Localización : Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias militares entorno al Golfo de Venezuela

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.